Make your own free website on Tripod.com
artitop.gif (20314 bytes)

busqueda_bto.gif (1200 bytes)

o







Análisis de Majora's Mask
por
Rael Night Walker


Creo que sería necesario presentarme, y bien presentado, por que seré un duro crítico, y quizás termines por odiarme. Soy Rael Night Walker en nuestro querido foro, y mi nombre real es Joaquín Saavedra. Soy, como muchos, seguidor de nuestro muy querido Shigueru Miyamoto, y, además, sigo la línea del maestro Tolkien, creador de la Tierra Media.

Pero... ¿por qué sigo a estos dos genios? Simple, por que ellos juegan a ser dioses, creando ellos mismos gigantescos mundos. Y quizás fue por eso que The Legend of Zelda: Ocarina of Time fue un impacto: todo Zelda fue creado otra vez. Se pusieron las gloriosas razas que nos robaron el corazón: los Kokiri, los jovenes eternos, los Hylianos, la representación casi exacta de los nobles Elfos, los Goron, trabajadores hasta la médula, los elegantes Zora, que se movían en las profundidades y habitaban un hermoso lugar, las Gerudo, las bellas ladronas, las guerreras implacables.

Sí, todo fue hecho otra vez. Link cambió su look: lo vemos cuando niño como cualquier joven jugetón y valiente, y lo vemos glorioso y renovado como un adulto.  Se arregló la Leyenda, te la cuentan en un espectacular Cinema, con esas Tres Diosas hermosas. Oh, Ocarina of Time... verte evolucionar, conocer tu leyenda, los parajes de Hyrule, los videos, la seriedad... casi con glamour...

¿Donde mierda quedó la seriedad en el Majoras Mask? ¿Donde está lo nuevo, la creación de un mundo nuevo, la historia, la Leyenda? ¿Donde queda el todo, la originalidad? ¡Oh, Miyamoto, por qué te quedaste fuera! ¡En qué manos dejaste a tu mundo!

Sí, implacables gráficos, un hermoso comienzo... una luna horrible, con una mueca que pretende asustar, una falta de seriedad increíble. Vamos, una cosa es ponerle humor a algo, y otra cosa es hacer el payaso poniendo aliens, tortugas habladoras, bandas Zora, monos de la selva con voces idiotas, y meter a una Deku en una botella. Faltó que a  Link le pasara una aplanadora encima y quedase hecho una tortilla, como en Tom y Jerry, o en los Looney Toons. Oh, hermosas Gerudo, que hicieron con ustedes. Se atrevieron a ponerlas de estúpidas piratas, buscando un tesoro que ni siquiera hace aparición, nos hacen sacarles una foto para ganarnos un pescado feo (por favor....foto....que ridículo, esto no es Donkey Kong64, es Zelda). Sacaron su nobleza de cuajo, las dejaron en un puesto ridículo. La villa Goron es horrible, y le encaletan el Lens of Truth como si los Goron fuesen tan misteriosos. Los Goron son otra cosa: representan el fuego, el poder, la fuerza, no lo oculto.

Banda Zora, que idiotez. Y hablando de bandas, los instrumentos de los personajes sacados de las tres máscaras son la cosa menos seria, menos glamourosa, menos bella, menos romántica y menos... medieval que se pudo hacer. Una especie de gaita mounstrosa y horripilante, unos bongos más o menos pasables (más o menos), y una guitarra ridícula hecha de pescado.

Ahora, la historia... una cosa es ponerle suspenso, escondiendo cosas, y la otra es ir a matar jefes sin tener la menor idea de por qué rayos te estás metiendo en esos templos, que son la cosa más mal diseñada del mundo (menos el de Ikana, que es exelente... bueno, me gustó todo lo de Ikana, menos lo de las momias, y  el no se qué del Emptiness, con sus estatuas estúpidad, y con el Link diabólico).

Que templos más feos... dejan la leyenda, las paredes talladas del glorioso Templo del Agua que aparecían en Ocarina of Time y nos ponen en la cara una horrible cosa mecánica estúpida que hace  papel (y muy mal papel) de Templo. El Templo Goron es horrible, pareciera que intentaron hacer algo parecido al Templo del Agua pero les salió el tiro por la culata. El Deku es extraño, pretende Templo del Bosuqe, pero no logra el impacto. Además, en este templo nos muestran a la rana fea y a su estúpida tortuga. Y son solo 4 Templos, y repito, son feos (menos Stone Tower).

Si la excusa es memoria, podrían haber sacado tanta Máscara idiota que se te aparece, como la llorona, que es horrenda, casi vomito, y poner más Calabozos. El juego es corto y fácil, te aparecen piezas de corazón después de haberte dado una vuelta ridícula, y para peor, jamás dejas todo bien, por que la retroceder el Tiempo, te quedas con una congoja al dejar que a la pobre Romani se la violen (no se que otra cosa decir) los extraterrestres, o que los Goron vuelvan a morirse de frío. Solo 4 Templos, que pérdida de tiempo.

La leyenda de Termina sería pasable si tuviese algo que ver en el juego, y, para conocerla bien, hay que hablar con una abuela que habla raro, y para peor hay que ponerse una máscara que, al llevarla puesta, pareciera que eres un pescado.

Bueno, algunas máscaras sirven para ponerte a jugar a ser guerrero, como la Garo, o la conejo, pero la maýoría son inservibles, y feas. La hadas son medio amorfas, y es una real lata buscarlas en los Templos, pues cuando crees que encontraste por fin ese switch que te faltaba, te sale un cofre con un hada medio mutante que se ríe como guagua.

Koume y Kotake pierden el poder y la refrescante ironía, junto con sus gracioso diálogos, y se ponen en negocios estúpidos, como el de las fotos y el bote. Como anhelé esa hermosa pelea en contra de las brujas, y tratar de salvar a la hermosa Nabooru.

Cosas buenas de juego, obviamente, los gráficos, que, aunque son los mismos, se utilizan mejor. La canción del búho, los detalles, que son miles, y la aparición, por fin, de Keaton, aunque sale para puro molestar, Kafei y Anju, la belleza de las bailarinas, de Cremia y la ternura de Romani, el grito de Skull Kid, el Display que viene luego de la llegada de los Gigantes, algunos sub jefes, el tamaño de Clock Town, la dinámica de las rupias (es entretenido buscarlas, yo lo hago cuando debo esperar hasta las 11 para hablar con Anju), lo del depósito (aunque no entiendo como las rupias siguen ahí si devuelves el Tiempo), el cambio de lugar de las  Gold Skultullas, el Mino Juego en Termina Field, hacia South Swamp.

Aun me quedan cosas por decir: No hay familia real, Termina Field es muy chico, no hay nada que recorrer, ponen a Clock Town como el centro del mundo, los Gigantes son todos iguales, por lo que no se justifica la creación de 4 mundos en Termina, las máscaras son horripilantes en su mayoría, la seriedad quedó atrás, la leyenda importa un carajo en el juego, Ruto pierde todo lo que tenía antes (y no me refiero solo al busto, si no que la gracia, la ternura, la alegría, lo de picarona), la banda es una estupidez, el Rancho no sirve de nada, pues al final jamás sabes como llegó Epona ahí.

Y lo último, la pelea final, es horrenda, facilísima. Si llegas contra Majoras con la última máscara, lo haces bailar... ah, no, esperen, el pobre mounstro ridículo bailaba desde antes.  Al final, te quedas con las ganas de recorrer Clock Town en un nuevo día, nunca vez grande a Kafei (lo digo por las chicas, que a muchas le gusta), y el Final es malo con todas sus letras: M-A-L-O.

En conclusión: Majoras...¿mejor que Ocarina? JA! ¡JAMÁS! ¡OCARINA OF TIME DERROTA POR MUCHO A MAJORAS, QUE ES UN JUEGO HORRENDO! Si no fuese por los detalles, la exelente utilización de la gráfica, los movimientos, las luces, el cambio de día... Majoras sería uno de los peores. Aquí conlcuyo, y digo: Majoras es muy poco recomendable, a no ser de que te gusten los payasos... y si te gustan, ve a un Circo, y velos ahí, por que es patético ver a Link metido entre tanta ridiculez.

 

Joako...